Telefonica_1.jpg

Se adjunta el enlace al INSSBT para acceder al Plan de acción de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2018.

http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FICHAS%20DE%20PUBLICACIONES/EN%20CATALOGO/GENERALIDAD/2017%202%20plan%20de%20accion/Plan%20de%20accion%202017_2018.pdf

La Estrategia es fruto de un largo proceso de negociación que tiene su origen en la Comisión Nacional a finales de 2012 una vez finalizada la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012 y vista la necesidad de seguir avanzando en la mejora de las condiciones de trabajo y en la reducción constante, y sostenida, de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales y se asienta en dos principios fundamentales: la prevención y la colaboración.

La primera, como medio más eficaz para reducir los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, y la segunda como vía de colaboración entre los poderes públicos, los empresarios y los trabajadores como elemento dinamizador que impulsa la mejora efectiva de las condiciones de trabajo. La Estrategia ha sido acordada por las Administraciones Públicas (Administración General del Estado y Comunidades Autónomas) y los Interlocutores Sociales.

Los Planes de Acción especificarán las entidades responsables para el desarrollo de cada medida, el plazo de ejecución y los indicadores de realización y, en su caso, de impacto. Los indicadores de realización tienen como finalidad evaluar el grado de avance de las medidas, y los indicadores de impacto, la efectividad de las mismas.

 

La OIT estima que las lesiones relacionadas con drogas y alcohol suponen actualmente entre un 15 y un 30 % del total de los accidentes relacionados con el trabajo. Es decir, más de una cuarta parte del total de accidentes laborales ocurren en trabajadores que se encuentran bajo los efectos de alcohol y/o drogas, causándose lesiones a sí mismos o a otros. El absentismo entre los trabajadores consumidores de drogas es 2 a 3 veces mayor, y el coste de las bajas por enfermedad que generan también es 3 veces superior respecto al resto de trabajadores.

El propósito de esta Guía, editada por Foment del Treball Nacional, es ayudar a afrontar el problema de la drogodependencia desde el entorno laboral para garantizar la salud del trabajador afectado y de sus compañeros, así como para promocionar entornos de trabajo saludables que velan por la salud de los trabajadores más allá del ámbito laboral.

Adjuntamos el texto completo de la Guía, aunque muy divulgada en el año 2016 sigue siendo válida.

La Guía de Vigilancia de la Salud en el Sector Pesquero se ha realizado en el seno del Grupo CANO, llamado así en alusión al Cantábrico Noroeste. Este grupo está constituido por un equipo multidisciplinar de personal médico y técnico perteneciente a ISSGA – Instituto Galego de Seguridad e Saúde Laboral, IAPRL - Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales, ICASST - Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo y OSALAN – Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales.

En esta Guía, se proponen las pruebas y exploraciones médicas concretas que permitirán conocer si las condiciones de trabajo afectan a su estado de salud, facilitando al médico y al enfermero del trabajo identificar de forma precoz la aparición de dichos daños y dándoles la posibilidad de recomendar las medidas preventivas más adecuadas en su trabajo junto con el técnico de prevención.

 

Guía completa:

Grupo CANO. Guía de Vigilancia de la Salud en el Sector Pesquero. Barakaldo (Bizkaia): ISSGA - Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral; IAPRL - Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales; ICASST - Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo; Osalan – Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales; 2016.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (guia-de-vigilancia-de-salud-en-sector-pesquero-completa.pdf)Guía[ ]5091 kB

Se adjunta el Real Decreto que regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto (drones) publicado el pasado 29/12/2017.

Este real decreto establece el marco jurídico aplicable a la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) no sujetas a la normativa de la Unión Europea, tal es el caso de las aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) de masa máxima al despegue inferior a los 150 kg y las de masa máxima al despegue superior excluidas del ámbito de aplicación del Reglamento (CE) n.º 216/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de febrero de 2008, o las destinadas a operaciones de aduanas, policía, búsqueda y salvamento, lucha contra incendios, guardacostas o similares.

Asimismo, establece las condiciones de explotación de estas aeronaves. Se contempla, exclusivamente, el uso de aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) para la realización, previa habilitación al efecto, de trabajos técnicos o científicos –«operaciones especializadas», en los términos de la normativa de la Unión Europea–, y vuelos de prueba de producción y mantenimiento, de demostración, investigación y desarrollo de nuevos productos o para demostrar la seguridad de las operaciones específicas de trabajos técnicos o científicos.

En materia de seguridad pública este real decreto, atendiendo a la incidencia que el uso de aeronaves pilotadas por control remoto puede tener en ella, salva expresamente aquellas autorizaciones que sean exigibles conforme a la normativa específica sobre la materia y establece las condiciones mínimas aplicables a su entrada en vigor a todas las aeronaves pilotadas por control remoto, cualesquiera que sean sus usos, incluidos por tanto los usos excluidos del ámbito de aplicación del resto del real decreto. Así, se establecen requisitos de identificación de las aeronaves pilotadas por control remoto, medidas de limitación de la operación de estas aeronaves por razones de seguridad pública, o la obligación de comunicación previa al Ministerio del Interior para la operación sobre aglomeraciones urbanas de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o reuniones de personas al aire libre.

Adjuntos:
Descargar este archivo (Real Decreto 1036-2017 regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto..pdf)Real Decreto 1036/2017[ ]504 kB

Se trata de una publicación del INSHT de julio de 2017.

Las disposiciones mínimas relativas a la seguridad y salud de los trabajadores que ejecutan obras de construcción es­tán reguladas a través del Real Decreto 1627/1997. La aplicación de esta norma no depende de la magnitud, volumen ni duración de la obra, por lo que es apli­cable también a las obras menores sin proyecto. Sin embargo, cuando no se re­quiere redactar un proyecto de obra no es exigible que el contratista elabore un Plan de seguridad y salud en el trabajo en los términos que establece la normativa. No obstante, que una obra de construcción sea menor no significa que sea menos peligrosa para los trabajadores, por lo que, en cualquier caso, es necesario tener en cuenta las obligaciones de todos los in­tervinientes para integrar la prevención de riesgos laborales en las distintas fa­ses de la obra.