Endesa_2.jpg

Este real decreto deroga y sustituye al anterior Real Decreto 551/2006, por el que se regulan las operaciones de transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio español, y transpone la Directiva 2008/68/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre el transporte terrestre de mercancías peligrosas, en lo que afecta al transporte por carretera.

El nuevo real decreto persigue poner al día todas aquellas normas que han quedado obsoletas, o son contrarias a las normas internacionales vigentes en este momento, aprovechando esta ocasión para actualizar la normativa aplicable al transporte de mercancías peligrosas por carretera. Asimismo, se trata de sustituir el real decreto vigente por una norma actualizada y adecuada a las modificaciones habidas en la normativa internacional que regule, en su conjunto, todas las cuestiones que afectan al transporte de mercancías peligrosas por carretera.

Asimismo, se pretende desarrollar normas internas en la materia, en aspectos que, o bien no se contemplan en el ADR, o bien se deja libertad a los Estados para su desarrollo o concreción.

En este documento se recogen los Límites de Exposición Profesional para Agentes Químicos adoptados por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo para el año 2014.

Advertencia: En la Tabla 2. 'Lista de Cancerígenos y Mutágenos y valor límite asignado en su caso', no están incluidos algunos compuestos de níquel clasificados en la Directivas 2008/58/CE y 2009/2/CE. Estos compuestos pueden consultarse en el archivo: Listado Compuesto Níquel.

Se adjunta el listado de compuestos Cancerígenos y Mutágenos categorías 1A y 1B (actualizado en febrero de 2012).

En este estudio se realiza una valoración social y económica de los beneficios y de los costes de un programa de fomento de la actividad física, dirigido a los trabajadores de la empresa Mahou-San Miguel. Esta iniciativa es una muestra de buenas prácticas en el ámbito de la promoción de la salud y muestra cómo el coste-beneficio de estas intervenciones tiene un balance positivo. El estudio explica la metodología y los resultados obtenidos, y establece unas conclusiones muy interesantes que ayudarán a todos los prevencionistas, incluidos los sanitarios, a valorar experiencias de éxito en este campo.

Fuente: INSHT

Las empresas más exitosas mejoran la productividad y competitividad ofreciendo diferentes beneficios sociales de salud a sus trabajadores como estrategia empresarial.

La promoción de la salud en el lugar de trabajo puede dar como resultado una disminución de enfermedades y los costes derivados de las mismas, con un incremento de productividad, así como en una población trabajadora más sana, más motivada, con la moral más alta y con un mejor clima laboral.

En el siguiente enlace Oficina de Prevención de Riesgos Laborales se pueden visionar 7 vídeos sobre la promoción de la salud. Caben destacar tres de ellos:

Video icono Oficina de Prevención: Fomentemos el envejecimiento activo saludable La implantación de programas de envejecimiento activo saludable en la empresa mejora la salud de los trabajadores de mayor edad, promueve conductas saludables, disminuye la probabilidad de enfermedad y la incapacidad laboral.

Video icono Oficina de Prevención: El ejercicio laboral para trabajar mejor La mejora de la condición física con la implantación de programas de ejercicio laboral disminuye los dolores causados por trastornos músculo-esqueléticos y el estrés, y aumenta la recuperación, el bienestar y la motivación de los trabajadores, así como su predisposición a las relaciones sociales.

Video icono Oficina de Prevención: Adecuar la alimentación a los trabajos por turnos Adaptarse a un horario laboral diferente del natural conlleva un mayor riesgo para nuestra salud. Como estrategia empresarial, para aumentar la productividad y el bienestar físico y mental, es necesario ofrecer una alimentación saludable adaptada para esta tipología de trabajo.

 

Son numerosos los estudios realizados que muestran la elevada incidencia de trastornos musculoesqueléticos que se da en la población cuyas tareas se centran en el cuidado de pacientes o entre aquellas personas que desarrollan su trabajo en centros hospitalarios, geriátricos o sociosanitarios.

Este texto recoge algunas buenas prácticas de diseño y organización dirigidas a reducir los trastornos musculoesqueléticos en este sector de actividad. Los casos que se presentan son fruto de la labor realizada por un grupo de trabajo, coordinado por el INSHT, cuyo objetivo es el intercambio de información sobre temas relacionados con la ergonomía y la recopilación de ejemplos de buenas prácticas ergonómicas en el sector sanitario.

Fuente: INSHT